Los lagos son cuerpos de agua continentales profundos y de gran extensión. Sus aguas provienen de ríos afluentes, de afloramientos de aguas subterráneas, del derretimiento de glaciares y de las lluvias sobre el espejo de agua.


Figura: Lago Chungará en el Parque Nacional Lauca, región de Arica y Parinacota. Lago andino ubicado a 4.500 msnm. Ecosistema acuático que alberga una gran biodiversidad de especies en medio del desierto.

Estos sistemas acuáticos prestan servicios ecosistémicos de gran valor para el medio ambiente y la sociedad. Son hábitats de especies acuáticas, mantienen los ecosistemas terrestres aledaños, son reservas de agua para el consumo humano, para el riego y la generación hidroeléctrica; como también, sirven para fines recreacionales, deportivos y turísticos.

Figura: Lago Grey en el parque nacional Torres del Paine, región de Magallanes y la Antártica Chilena. Lago de aguas turbias por el sedimento glaciar que proviene del derretimiento del glaciar Grey, que forma parte de los Campos de Hielo Sur.

En Chile, la Dirección General de Aguas del MOP ha catastrado más de 380 lagos con una superficie mayor a 3 km2. Estos se emplazan a lo largo de todo Chile, de norte a sur y de costa a cordillera, aunque se concentran principalmente en el centro-sur del país.

Figura: Laguna Negra, embalse El Yeso y laguna Encañado, en San José de Maipo, región Metropolitana. Principales reservas de agua potable para parte de la ciudad de Santiago.
Figura: Lago Villarrica en la región de la Araucanía. Ecosistema acuático, sustento de actividades económicas, turísticas, recreacionales y deportivas.

Junto a los ríos, los lagos son parte íntegra del sistema hídrico ambiental de las cuencas hidrográficas. En particular, la escorrentía superficial que se genera durante episodios de tormentas, arrastra material desde la superficie terrestre de la cuenca, como materia orgánica vegetal de árboles y plantas autóctonas; pero también, desechos orgánicos e inorgánicos provenientes de actividades humanas, como actividades agrícolas, ganaderas, forestales, industriales, entre otras. En conjunto, todo este material es transportado por los ríos que alimentan los lagos, condicionando así, la calidad de sus aguas.

Figura: Procesos que intervienen en los ciclos biogeoquímicos de las aguas de ríos y lagos a nivel de cuenca hidrográfica. 1) Partículas de aerosoles. 2) Precipitación. 3) Incendios forestales. 4) Fotosíntesis terrestre. 5) Suelo. 6) Plantas. 7) Ríos. 8) Lagos. 9) Estuarios. 10) Costa. 11) Humedales ribereños. 12) Sedimentación. (Fuente: Ward et al. 2017)

Un ejemplo de lo anterior, es que en las últimas décadas los lagos chilenos han sufrido un deterioro en la calidad de sus aguas, debido a los aportes de contaminantes y nutrientes desde las actividades productivas realizadas en la cuenca, lo que finalmente genera una eutrofización o enriquecimiento de nutrientes de sus aguas. Este enriquecimiento de nutrientes genera un crecimiento excesivo de microalgas y otras plantas acuáticas, las cuales al morir se depositan en el fondo de los lagos, generando residuos orgánicos que al descomponerse consumen gran parte del oxígeno disuelto, produciendo muerte por asfixia de la flora y fauna.

Figura: Crecimiento explosivo de microalgas en el lago Villarrica durante el verano 2013 (Fuente: Fundación de Nuevas Ideas).

Las microalgas se desarrollan cuando encuentran condiciones favorables de temperatura, energía solar y nutrientes. A partir de la primavera, la temperatura y la radiación solar son suficientes, de forma que el crecimiento de las algas queda limitado por la cantidad de nutrientes, especialmente nitrógeno y fósforo. La erosión de rocas, la descomposición de la materia orgánica silvestre y otros procesos naturales, producen normalmente cantidades limitadas de estos nutrientes. Por lo tanto, son los aportes humanos los que favorecen la eutrofización.


Figura: Esquema conceptual del crecimiento y muerte de microalgas en un lago (Fuente: Meruane, C. 2005).

Al aumento excesivo de nutrientes, ahora se agrega una segunda amenaza dada por el cambio climático. Por ejemplo, condiciones de temperatura del agua más elevadas favorecen el crecimiento de microalgas tóxicas. Algunas de las microalgas que se desarrollan bajo elevadas temperaturas, emiten sustancias tóxicas que pueden matar a los mariscos y peces, haciendo que éstos no sean aptos para el consumo humano o directamente dar al agua sabores desagradables o hacerla inadecuada para el consumo.

Es prioritario entonces, implementar medidas de conservación de estos ecosistemas acuáticos. En particular, se requieren sistemas de manejo y remediación para frenar la eutrofización de los lagos producto de la contaminación de sus aguas y del calentamiento global.

Referencias:

  • Wetzel, R. 2001. Limnology: Lake and River Ecosystems. Elsevier. ISBN: 0127447601,9780127447605
  • Meruane, C. 2005. El efecto del viento Puelche sobre la hidrodinámica y calidad de aguas del lago Villarrica. Under degree thesis. Departamento de Ingeniería Civil, Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas, Universidad de Chile. Profesor guía: Yarko Niño. DOI: 10.13140/RG.2.1.1275.9760
  • Ward, N. D., Bianchi, T. S., Medeiros, P. M., Seidel, M., Richey, J. E., Keil, R. G., & Sawakuchi, H. O. (2017). Where carbon goes when water flows: carbon cycling across the aquatic continuum. Frontiers in Marine Science, 4, 7.
  • Haas, J., Khalighia, J., de la Fuente, A., Gerbersdorfd, S.U., Nowaka, W. and Po-Jung Chen. 2020. Floating photovoltaic plants: Ecological impacts versus hydropower operation flexibility. Energy Conversion and Management. doi: 10.1016/j.enconman.2019.112414
  • Carpentier, D., Haas, J., Olivares, M. and de la Fuente, A. 2017. Modeling the multi-seasonal link between the hydrodynamics of a reservoir and its hydropower plant operation. Water, 9, 367.
  • Meruane, C. y de la Fuente, A. 2016. Modelación del efecto del Niño y el aumento de nutrientes sobre el crecimiento de microalgas tóxicas en los canales y fiordos del sur de Chile. Revista de la Sociedad Chilena de Ingeniería Hidráulica ISSN 0716-3746, 28, 36-40.
  • Rossel, V. and de la Fuente, A. 2015. Assessing the link between environmental flow, hydropeaking operation and water quality of reservoirs. Ecological Engineering, 85, 26–38. doi:10.1016/j.ecoleng.2015.09.074
  • Rozas, C., de la Fuente, A., Ulloa, H., Davies, P., and Niño, Y. 2014. Quantifying the effect of wind on internal wave resonance in Lake Villarrica, Chile. Environ. Fluid Mech. 14: 849-871, doi:10.1007/s10652-013-9329-9.
  • Shintani, T., de la Fuente, A., Imberger, J., and Niño, Y. 2010. Generalizations of the Wedderburn number: Parameterizing upwelling in stratified lakes. Limnol. Oceanogr. 55: 1377-1389.
  • de la Fuente, A. and Niño, Y. 2008. Pseudo 2D ecosystem model for a dendritic reservoir. Ecological Modelling. 213: 389-401.
Total Page Visits: 2196
error: Content is protected !!